La Consagración-04

2. El Sanctus

Este canto de alabanza, tan ardiente y tan lleno de entusiasmo, está formado en su totalidad por palabras de la Sagrada Escritura y se compone de dos partes: la primera comprende la glorificación de la adorable Trinidad por los ángeles del cielo; la segunda es el saludo dirigido al Salvador por los fieles de la tierra. A causa de su primera parte, este canto se denomina Trisagium, Himno Seráfico o angélico; en relación a la segunda, se lama Himno triunfal. El Trisagium se encuentra en todo o en parte en todas las liturgias; en los primeros siglos, el pueblo lo cantaba.

La primera mitad de este himno, aparte de algunos cambios, está tomada de una visión magnífica del Profeta Isaías (6,3): Los Serafines, se gritaban el uno al otro y se decían: “Santo, santo, santo es el Señor, Dios de los ejércitos; la tierra entera está llena de su gloria”. El otro lado de la puerta (del templo celeste) fue XXXX por la voz del que gritaba, y la casa se llenó de humo (es decir, de la nube de la luz de gloria).

De igual manera, el apóstol San Juan escuchó el canto celestial: “Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios todopoderoso” (Apoc. 4,8). Según la doctrina general de los Santos Padres y varios pasajes de la Biblia, se concluye con toda seguridad que la triple repetición de esta palabra (santo) no tiene como único fin insistir más en la santidad de Dios, sino que indica la Trinidad de Personas en un solo y único Dios, que es santo. Es pues, un acto de adoración de la Augusta Trinidad. La santidad de Dios hace resplandecer ante nuestros ojos -más vivamente-, sus infinitas perfecciones, su gloria y su belleza; por eso en el lenguaje de la Revelación y en el de la Iglesia, es tan frecuentemente alabado como santo el Santo. La santidad divina es increada, inmensa, inmutable; la esencia de Dios es la santidad misma. De Dios, el Solo Santo, brota el rayo sobrenatural de la santidad sobre el mundo de los ángeles y los hombres; pues Él es la fuente y el modelo de toda santidad creada.

La santidad de Dios se nos revela y se “desvela” en las obras de la creación y la redención; pues los cielos y la tierra coeli et terra, esto es, la creación entera, el mundo visible y el invisible rinden testimonio a la majestad de Dios. Están llenos de su gloria, de las pruebas de su poder, de su grandeza, de su bondad, de su longanimidad. Por eso cuentan y proclaman su majestad, que es infinitamente grande.

A la alabanza de la Trinidad sucede la salutación llena de alegría del Salvador, que en la plenitud de su misericordia, aparecerá pronto sobre el altar. La conclusión de este himno es este canto de triunfo con el que el Salvador, el príncipe de la paz y vencedor de la muerte, fue recibido por la muchedumbre a su entrada solemne en Jerusalén; ninguna expresión podría ser mejor que ésta para saludar al Salvador: Hosanna en el Cielo, bendito el que viene en nombre del Señor. Hosanna en el Cielo. Esta fórmula de homenaje y alabanza hacia el Salvador, es enormemente expresiva en este momento en que el Cordero Divino, se dispone a aparecer en medio de nosotros, como hizo en otro tiempo en Jerusalén, para consumar su sacrificio.

Este canto de alabanza comienza y acaba en el Hosanna. Viene a ser un grito de alegría, con un sentido de júbilo.

El sacerdote recita el Trisagion en voz baja y no lo canta como el Prefacio. Uniéndose al coro de los ángeles para glorificar a la Augusta Trinidad, baja la voz, junta las manos y se inclina humildemente y con respeto, sintiéndose indigno de poner sobre sus labios mortales el canto del cielo. Después, en su alegría por la venida del Salvador y saludándole con antelación, se eleva y hace la señal de la cruz, no sólo para cerrar dignamente su cántico, sino para indicar que el Salvador viene, vencedor y príncipe de la paz, para fundar su Reino sobre el madero de la Cruz.

(Girh, Le sacrifice de la Messe, pp. 222 ss.)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s